Search
  • guapinolresiste

Senadores de EEUU presentan proyecto de ley para hacer frente a corrupción y violaciones de DDHH



La presentación se produce mientras el presidente hondureño es investigado por la fiscalía federal de Estados Unidos por tráfico de drogas y corrupción y citan el caso Guapinol de los Defensores de los ríos Guapinol y San Pedro.


Leer ante proyecto de ley aquí.

Read press release and proposed bill in English here.


-Traducción no oficial- Ver original en ingles aquí.


Martes, 23 de febrero de 2021


Washington, D.C. - El senador estadounidense de Oregón, Jeff Merkley, y los senadores Patrick Leahy (demócrata de Vermont) y Richard Durbin (demócrata de Illinois) encabezaron hoy un grupo de ocho legisladores para presentar la Ley de Derechos Humanos y Anticorrupción de Honduras de 2021, una legislación que establece un marco integral para combatir la corrupción, la impunidad y las violaciones de los derechos humanos en Honduras.


La presentación viene al mismo tiempo que los fiscales federales de Estados Unidos han hecho público que están investigando al presidente hondureño Juan Orlando Hernández por haber aceptado grandes sobornos de un presunto narcotraficante que entregó miles de kilos de cocaína en todo Estados Unidos y por haberle prestado ayuda.


En respuesta a la noticia -que se suma a una larga lista de casos de fiscales estadounidenses en los que Hernández ha sido implicado o acusado directamente de estar involucrado en el narcotráfico- el proyecto de ley impondría sanciones al presidente hondureño por corrupción y abusos de los derechos humanos y suspendería la asistencia de seguridad de Estados Unidos y las licencias de exportación de artículos de defensa y municiones cubiertas a la policía y el ejército hondureños, entre otras disposiciones.


"Estados Unidos no puede permanecer en silencio ante la corrupción y los abusos de los derechos humanos profundamente alarmantes que se están cometiendo en los niveles más altos del gobierno hondureño", dijo Merkley, que forma parte de la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado. "Si no se hace responsable de estos delitos al presidente hondureño Juan Orlando Hernández, a los funcionarios nacionales y a los miembros de la policía y el ejército, se alimentará la pobreza y la violencia generalizadas y se obligará a más familias a huir de sus comunidades en busca de seguridad. Necesitamos un plan de acción integral, que incluya sanciones y la interrupción del suministro de asistencia de seguridad y equipos de defensa de Estados Unidos a la policía y el ejército hondureños."


"Este proyecto de ley pone de manifiesto problemas evidentes que con demasiada frecuencia han sido excusados por la administración estadounidense. La corrupción rampante y las violaciones de los derechos humanos que impiden al pueblo de Honduras construir un país seguro y próspero. Es hora de que Estados Unidos deje claro que nuestra ayuda está supeditada a tener socios con la integridad y el compromiso de alcanzar estos objetivos. Ese es el propósito de esta legislación", dijo Leahy.


"Las violaciones de los derechos humanos, el retroceso democrático y el narcotráfico han estado sin control en Honduras durante demasiado tiempo", dijo Durbin, "estoy orgulloso de apoyar la Ley de Derechos Humanos y Anticorrupción de Honduras. Hace tiempo que el presidente Juan Orlando Hernández debería rendir cuentas por su preocupante liderazgo."


"Sigo extremadamente preocupado por los continuos abusos de los derechos humanos por parte de las fuerzas de seguridad hondureñas y las acciones corruptas del presidente Juan Orlando Hernández. Esta legislación garantizará que el gobierno de Estados Unidos no sea cómplice de los abusos cometidos por el gobierno de Hernández contra el pueblo de Honduras. El gobierno hondureño debe proteger a su propio pueblo, defender los derechos humanos y comprometerse a respetar el estado de derecho", dijo Markey.


"Estados Unidos debe oponerse a la cleptocracia y a la corrupción, que a menudo van de la mano de las violaciones de los derechos humanos y otros delitos", dijo Whitehouse. "Esta legislación envía un mensaje de que no apoyaremos a los gobiernos que abusan de la confianza pública y eligen el beneficio por encima de su propia gente".


"Mientras los derechos humanos se deterioran en Honduras, Estados Unidos no puede quedarse de brazos cruzados. Estas sanciones harán que los dirigentes hondureños rindan cuentas y dejarán claro que Estados Unidos no hará la vista gorda ante la corrupción desenfrenada y los flagrantes abusos del derecho internacional", dijo Van Hollen.


Además de su más reciente acusación, Hernández ha sido nombrado co-conspirador en otros tres casos de tráfico de drogas y corrupción de alto perfil que han sido juzgados o están siendo procesados por el Tribunal de Distrito de los Estados Unidos para el Distrito Sur de Nueva York, en los que los fiscales federales alegan que ha utilizado repetidamente su cargo público para proteger y facilitar el tráfico de drogas.


El Gobierno de Honduras ha tomado medidas importantes en los últimos meses para proteger a los altos funcionarios de la rendición de cuentas, incluido el cierre de la Misión de Apoyo contra la Corrupción y la Impunidad en Honduras (MACCIH), respaldada por la Organización de Estados Americanos, en enero de 2020. La connivencia entre los funcionarios del gobierno, las fuerzas de seguridad y el crimen organizado en el conocimiento y la perpetración de los abusos contra los derechos humanos sigue sin control, y Honduras se sitúa como el país más mortífero del mundo para los defensores de los derechos humanos y del medio ambiente sobre una base per cápita, y las violaciones de los derechos humanos siguen sin disminuir bajo la cobertura de la respuesta a la pandemia del COVID-19.


Merkley, Leahy y Durbin estuvieron acompañados por los senadores Edward J. Markey (D-MA), Bernie Sanders (I-VT), Elizabeth Warren (D-MA), Sheldon Whitehouse (D-RI) y Chris Van Hollen (D-MD).

86 views0 comments